lunes, 12 de marzo de 2018

Mendoza: El último tren de pasajeros pasaron 25 años y muchas promesas

Actualidad

El tren 512 del Ferrocarril San Martín salió a Buenos Aires por última vez en marzo de 1993. Los recuerdos de aquella tarde.

El miércoles 10 de marzo de 1993 a las 17.06, el tren 512 “El Cuyano” -del Ferrocarril General San Martín- salía por última vez de la Estación Mendoza. La formación no regresaría nunca más a la provincia, así como tampoco ningún otro tren de pasajeros.

Hace un cuarto de siglo circuló el último tren de pasajeros por vías mendocinas -al menos de forma regular- haciendo sonar repetidas veces su bocina a lo largo de calle Belgrano.


“Recuerdo la amargura. Si tengo que describir la sensación, era la misma de un velorio. Porque sabíamos que el tren iba a la muerte”, recordó con la amargura de un melancólico ferroviario Héctor Antinori (81), quien aquel 10 de marzo estaba en la estación.

“Fue un día realmente triste. No nos imaginamos nunca que iba a llegar ese día”, recordó a su turno el secretario de la Unión Ferroviaria en Cuyo, Carlos Sosa (64) sobre la partida del último San Martín.

Ambos referentes se entusiasman con la vuelta del tren. “Fue algo integrador e innovador en el país, y se lo llevó la política neoliberal. Nos privaron de un sistema que no contaminaba, que trasladaba a una gran cantidad de gente y donde confluían todas las clases”, indicó Sosa. “No era sólo una fuente de trabajo sino que, además, beneficiaba a las economías regionales y a muchos pueblos”, agregó.

Durante la mañana de hoy habrá un acto conmemorativo en el que se recordará aquel miércoles de 1993.

El final es en donde partí

Pablo Anglat (38) es ingeniero en Informática y pertenece al Ferroclub del Museo Benegas. Ha realizado una minuciosa investigación sobre lo que fue la antesala del último tren.

“En agosto de 1989 y durante la presidencia de Carlos Menem, se promulgó la ley 23.696 que proponía la privatización o concesión de las empresas del Estado. Posteriormente el decreto 666/89 entregó en concesión los ferrocarriles. En el caso de los trenes de pasajeros, el decreto 1.168/92 ordenaba una abrupta disminución de los servicios a partir del 31 de julio de 1992, y los sobrevivientes resignaban todo confort”, indicó el joven.

Anglat destacó que en lo referido a Mendoza, desde ese momento quedaron suspendidos los trenes “El Cóndor”, “El Aconcagua” y el expreso “Libertador”. Todos fueron remplazados por “El Cuyano”, dentro de lo que fue un diagrama de emergencia.

“Pero este servicio iba a ser cancelado el 31 de diciembre de 1992 si las provincias no se hacían cargo del mantenimiento. El 14 de noviembre de 1992, y ante la suspensión del recorrido diario de “El Cuyano”, un grupo de ferroviarios decidió correr sin autorización este tren, en complicidad con los pasajeros. Sortearon varias órdenes de detenciones. El 15 de diciembre de 1992 se firmó el decreto 2.388/92 que prorrogaba el final de los servicios hasta el 10 de marzo de 1993”, rememoró.

El tren 512 debía salir a las 16.30 aquel 10 de marzo de 1993. La locomotora ALCO RSD16 - 8488 había sido asignada para comandar la formación pero salió 36 minutos después.


“La suspensión de los trenes llevó a la desaparición de muchos pueblos, a la calle a miles de obreros y desestructuró todo un sistema de comunicación que beneficiaba a gran parte de la sociedad”, agregó Anglat.

“El plan Larkin concluyó en la destrucción de los trenes, nos liquidaron con eso. Perdimos competencia en el transporte de granos”, resaltó Antinori, nacido en Bahía Blanca, tornero de profesión y quien llegó a Mendoza en 1978 para dedicarse al trabajo ferroviario.

Intentos truncos

Desde aquel marzo de 1993 hubo incontables intentos para lograr que el tren regresara a las vías mendocinas. Hubo dos viajes que llegaron a concretarse.

El primero fue el 31 de diciembre del 2009 y se lo conoció como el “Tren por la paz”. Trajo a 200 personas desde Retiro para participar de la Marcha mundial por la paz que se hizo aquel fin de año en Punta de Vacas. Junto con ese tren, llegó la promesa de retomar el histórico recorrido con una frecuencia semanal.

Sin embargo, regresó sólo una vez: para la Vendimia de 2010 y en medio de polémicas. El jueves 4 de marzo de ese año llegó a la Estación Mendoza “El Tren de la Vendimia”. Los boletos habían sido repartidos entre militantes oficialistas, a quienes se les había entregado además entradas para la Fiesta de la Vendimia de ese año.

“Actualmente hay un proyecto de traer un tren desde Pilar hasta Gutiérrez. Pero habría que hacer todo el tendido de nuevo”, indicó Anglat.

“Con el intendente de Lavalle lanzamos hace algunos años la idea de un tren turístico que uniera Guaymallén con Capilla del Rosario. También impulsé hace unos 3 años un proyecto para un tren aéreo que conectara el Este con el Centro. Eso iba a ayudar a la descongestión, porque iba a movilizar a mucha gente en un solo vehículo. pero tampoco avanzó”, recordó Antinori.

“Si se pudo hacer antes, se podrá hacer ahora con toda la tecnología”, sintetizó Sosa.DiarioLosÁndes.com

4 comentarios:

  1. Q vuelva a junin rufino laboulaye hasta Mendoza!!!!!
    Claudia Mallo

    ResponderEliminar
  2. y la provincia sectaria de Mendoza hizo todo lo posible para que fuera el ultimo !!!!

    ResponderEliminar
  3. los cuyanos con su voto lo hicieron posible! ...elijan políticos con verdadero compromiso ferroviario la próxima vez!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy testigo de que la gran mayoría de los ferroviarios en el 89, votaron a el Rioja no porque era "peronista". Quisiera saber a quién votaron los cuyanos ese año? Ahora se acuerdan de reclamar?

      Eliminar

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.